Factores a tener en cuenta a la hora de salir de ruta con tu vehículo

Revisar el coche, planificar el recorrido y descansar cada pocas horas son costumbres recomendables antes de cada viaje, y es que viajar en coche siempre es una aventura. Conviertes el vehículo en tu casa por unos días, semanas o (incluso) meses. Eso hace que debas tomarte un tiempo antes de empezarlo, y en los días previos seguir algunos consejos que aquí te ofrecemos.

Lo primero, revisa tu coche. Una visita al taller te puede evitar un disgusto en plena ruta. Neumáticos, amortiguadores, limpiaparabrisas, frenos, aceite, motor o aire acondicionado son algunos de los puntos clave del lugar de los que dependerá que llegues a tu destino. Un destino que, por muy importante que sea, nunca lo será más que tu vida. Por ello, chequear el vehículo para asegurar que está preparado para soportar el viaje es primordial. Tampoco te olvides de contar con toda la documentación del vehículo (ITV, póliza de seguro o permiso de circulación) actualizada.

Tan importante es prestarle atención al vehículo como a nosotros mismos

Una vez hemos hecho del vehículo un lugar seguro, nos toca a nosotros. Ten en cuenta que no podrás volver a casa en caso de emergencia, así que asegúrate de tener cargada la batería de tu teléfono móvil, llevar una copia de llaves de repuesto por si las extravías durante la estancia y dinero en efectivo para posibles imprevistos. Además, conviene informarse (si es con GPS mejor) del recorrido que harás para familiarizarte con él y prever paradas para descansar y repostar combustible. Estos consejos se vuelven valiosos si la ruta te lleva al extranjero.

En el recorrido nos podremos encontrar con puntos favorables como poblaciones o estaciones de servicio, pero también con aspectos negativos como una climatología adversa (lluvia, mucho sol o nieve), un asfalto descuidado (baches, piedras o mala señalización) o un conductor que no ha leído este texto y que puede ponerte en peligro.

Estos factores externos se pueden volver cruciales en cualquier instante del trayecto, así que no infravalores su relevancia. Y si sabes que conducirás de noche, ten en cuenta que los riesgos se multiplicarán. En ese caso, revisa también las luces. Serán tus ojos. Recuerda: luces delanteras para ver y luces traseras para ser vistos. No te olvides del chaleco reflectante, que puede convertirse en ‘chaleco salvavidas’ en caso de avería en carretera.

Si nos has hecho caso hasta ahora, el día de inicio de la ruta será fácil. Solo tendrás que preocuparte de estar descansado y colocar el equipaje de forma compacta para que no haya objetos sueltos que hagan movimientos extraños durante la conducción. Una conducción que deberá ser interrumpida para descansar cuando lo necesites, aunque te recomendamos que sea cada dos o tres horas.

Con todo esto y el sentido común que sabemos que tienes al ser lector nuestro, solo te quedará disfrutar del viaje con la tranquilidad de haber hecho los deberes por ti y por los que te acompañen, que seguro que te servirán de ayuda para elegir buena música y darte conversación para hacer más amena la ruta.

¡Buen viaje!

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *