Cómo hacer un seguimiento de vehículos profesionales y particulares

detective seguimientos

En multitud de ocasiones se te puede presentar la necesidad de realizar un seguimiento a una persona con el objetivo de salvaguardar nuestros intereses, o bien evitar consecuencias negativas. Sea cual sea tu motivación principal, y dando por sentado que es inocua para con la seguridad física y psicológica de las personas que son objeto de seguimiento —como no podría ser de otra forma, si no queremos violar la ley—, la mejor opción es siempre contratar a un detective para seguimientos ya que, por una parte, la realización certera del trabajo requiere una sustancial inversión de tiempo y, por otra, su profesionalidad no dará cabida a lagunas u omisiones.

No obstante, en este post nos dedicaremos a desgranar el modus operandi del detective privado cuando ha de seguir vehículos profesionales y particulares.

Definiendo la operación

El primer paso a seguir antes de comenzar la investigación es la realización de un estudio preliminar de la zona con un perímetro que puede variar en función de la información que manejemos sobre el recorrido que hará el vehículo. Es imprescindible que conozcamos el entramado de calles y carreteras a la perfección, ya que nos ahorrará posibles desvíos en caso de pérdida de contacto visual.

Para ello también es de utilidad el empleo de un dispositivo de posicionamiento global o GPS vinculado a un imán localizador adherido al coche en cuestión. Esto presenta dos ventajas principales: por un lado nos permite conocer, con un alto índice de precisión, las rutinas de la persona y, por otro, llegado el momento de llevar a cabo el seguimiento, nos hará posible conocer en todo momento su situación geográfica exacta —con un margen de error de pocos metros—, lo que reduce la probabilidad de perder de vista al objetivo debido a causas ajenas a nuestra voluntad tales como un excesivo tráfico en la vía o un repentino cambio de planes en su rutina. Al mismo tiempo que podremos mantener una distancia lo suficientemente larga como para no levantar sospechas.

Sin embargo, el uso de un imán localizador también presenta inconvenientes que han de tenerse en cuenta. El más obvio es el hecho de que nos proporciona la localización del vehículo, mas no de la persona, por lo que si esta aparca en un lugar muy concurrido, como el centro de una ciudad, tendremos que actuar con rapidez si nos interesa conocer el lugar al que se dirige o bien esperar en un lugar cercano.

Ser precavido: cualidad indispensable del detective

También hay que tener en cuenta la limitación de su batería. Si la misión se alarga demasiado tiempo, puede irse al garete si se agota la carga, que por lo general suele durar varios días. Por eso, lo más recomendable es reemplazar la pila por una cargada en algún momento cercano al comienzo del seguimiento. Cabe destacar que la adquisición de dispositivos baratos es una opción descartada a priori por el detective; ni su batería dura tanto como uno más caro, ni su señal de transmisión es lo suficientemente potente como para asegurar la ausencia de interferencias o interrupciones.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *